3 cosas que hacen los líderes para encontrar las respuestas dentro de si mismos

Muchas veces estamos buscando la respuesta afuera de lo que se encuentra  dentro.

Una vez que fijas un destino, enciendes tu coche y  pisas la marcha, puede ser que tomes la autovía de alta velocidad.

Quizás tu propósito, como el de muchos otros, sea llegar más rápido o llegar primero, quizá anhelando la inmediatatez como algo primordial.

Esto, no te permite disfrutar de las vistas del camino sin distraerse y  de la experiencia propia de conducir con todos los sentidos. Y quizá sea así como lo haces también en el viaje de tu Vida.

O quizás tu caso sea diferente.

Quizás a ti te guste la velocidad y aun así eres capaz de tomar la autovía con el piloto automático apagado. Enfocado en la firmeza del volante cogido por sus manos, en la presión que le imprime a su pie al pisar el acelerador o el freno. Viendo las señales de tránsito a lo largo de su ruta y consciente de los vehículos que transitan a su alrededor y del respeto que la vía y cada conductor se merece. Oyendo las melodía o el rock que suena en la radio al mejor estilo de Bohemian Rhapsody de Queen.

El liderazgo transformacional, se inicia con un viaje.

Este viaje a de tener un claro destino. Ese destino es el centro de nosotros mismos, para conocernos, para descubrirnos, para auto observarnos. Por que el liderazgo de un equipo empieza por auto liderarnos. De esa manera comenzaremos a reconocer nuestras motivaciones, nuestros valores, las creencias que influyen en nuestras conductas, las capacidades y recursos que poseemos y los comportamientos que ejecutamos. De este modo podremos hacer una radiografía de nuestra forma de pensar.

El inicio de este viaje requiere de decisión, pues a lo largo del camino se irá soltando todo aquello que sobra o no es útil ni eficaz para alcanzar los objetivos que nos planteamos.

Es un proceso de repensarnos, de ir más allá del cambio de accionar para nuestra transformación.

En este camino hay tres características que se despertarán en ti:

1.- Auto-observación: Un líder que se auto-observa es capaz de gestionar estratégicamente sus conductas y comportamientos, dirige su atención y coloca el foco sobre sí mismo.

De esta manera podrá identificar los pensamientos, las emociones y las conductas que estos desencadenan, especialmente los que son inútiles e ineficaces; así poder sustituirlos conscientemente por aquellos capacidades y conductas más adecuadas al momento.

2.-Consciencia en el momento presente: Un líder reconoce que su atención necesita estar focalizada en el Aquí y el Ahora, con plena consciencia de lo que está sucediendo, en el momento y en el lugar que está sucediendo.

Esa atención le permite colocar su foco en la alternativa de solución que sea más idónea frente a una situación problema o conflicto en el momento.

3.-Compromiso y responsabilidad: Un líder, es consciente del poder que tienen sus decisiones y del compromiso que establece consigo mismo para obtener un resultado y descartar cualquier posibilidad de que no sea así.

Se da cuenta que si quiere salir de donde se encuentra, tiene que hacerlo  diferente a lo que viene haciendo, de no ser así seguirá en el mismo lugar.

Para terminar y a modo de reflexión te invito a leer junto conmigo la historia que voy a compartir contigo: presta atención y concéntrate en el relato.

“En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades.

…Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnifico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después. Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen para dar.

Cada semilla sabe cómo llegar a ser Árbol y tantas son las semillas como los sueños son secretos dentro de nosotros innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse luz, morir como semillas para convertirse en árboles.

Árboles magníficos y orgullosos, que a su vez nos digan en su solidez, que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros sueños semilla…

Porque cada semilla sabe… cómo llegar a ser árbol.

Jorge Bucay

Trainer Master Coach Juveth Calleja

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Estamos aquí para escucharte
Powered by