3 pasos para una correcta gestión del liderazgo emocional

Etimológicamente “emoción” viene de “movere” que significa moverse, las emociones  son amigos, que nos dan información acerca de lo que está sucediendo en nuestro interior.

1.- CONOCER las emociones propias: Un Líder sabe de la importancia de conocer sus emociones y poder identificarlas, de aprender a gestionarlas.

2.-GESTIONAR las emociones: De esta forma no será raptado por ellas ni víctima de las consecuencias de un tsunami emocional generado por el sistema límbico.

Este sistema límbico que es capaz de arrasar con la confianza, el compromiso y la comunicación eficaz de su equipo.

Un líder emocionalmente inteligente, reconoce el atributo funcional de cada una de sus emociones y de la de integrantes de su equipo; toma consciencia de lo qué está sintiendo, el momento en que lo está sintiendo y de lo que está sucediendo lo que le permite identificar las causas o los detonantes de sus emociones.

3.-COMBINAR las emociones en la receta perfecta: Un líder es como un chef  y asocia las emociones a los sabores,

Algunas son Dulces como la Miel, otras Amargas como el Angostura, otras Saladas como el agua de Mar, otras Ácidas como el Limón y otras Picantes como el Chile mejicano.

Así que cuando hace una receta, todo lo agrega en su justa medida.

Para que el plato no se exceda del dulce, por que entonces empalaga, de lo ácido pues frunce, lo salado se puede volver salmuera o lo picante tanto que quema.

El líder sabe que así como los sabores las emociones nos acompañan siempre y ninguna es buena o mala;

Ni positiva ni negativa simplemente son, pues así las emociones viven con nosotros y como buenos amigos vienen a darnos un mensaje, lo importante es que el líder está receptivo a recibirlo y a gestionarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Estamos aquí para escucharte
Powered by